Entradas

¿Qué es el coaching? y ¿En qué consiste?

¿Qué es el Coaching?

El Coaching es un proceso de entrenamiento personalizado y confidencial en el que, mediante un gran conjunto de herramientas, el Coach ayuda a trazar un puente entre dónde la persona o la empresa está ahora y donde desearía estar.

coaching y psicología positiva. coanco. www.coanco.es

La esencia del coaching, es el acompañamiento de un coach profesional, a su cliente, a su coachee, para que logre los objetivos que desea lograr a través de este acompañamiento.

¿En qué consiste?

El Coaching consiste en una serie de entrevistas y reuniones que se hacen entre el Coach y el Cliente o Coachee con la intención de que el coach ayude al cliente a especificar y definir claramente los objetivos que se propone o quiere lograr.

Se trata de ver, los recursos de los que dispone, y a superar los obstáculos que puede encontrar en el camino al logro de su meta.

Lo más importante del proceso de coaching es que te facilita ponerte en acción.

¿Quién sigue un proceso de Coaching a nivel personal, o un proceso de coaching personal?

Personas a nivel particular que se encuentran en un momento de indecisión y que no saben que hacer con su vida, o que se han encontrado de pronto con situaciones que no esperaban tales como una separación, un despido, etc. Es importante aclarar que     el coaching no es ningún tipo de terapia o psicoterapia. Si llega una persona con una situación que debe ser atendida por un psicólogo, psiquiatra u otro profesional se derivará al mismo para su atención.

¿Quién sigue un proceso de Coaching a nivel empresarial, o un proceso de coaching ejecutivo o empresarial?

Empresarios, Directores de Recursos Humanos, Jefes de Departamento o mandos intermedios, Gerentes de PYMES, y equipos de personas que forman parte de una empresa como equipos comerciales, de atención al público, etc. En general personas del mundo de la empresa que tienen la necesidad de obtener mejores resultados y no saben muy bien como. En muchos casos han experimentado con diversas estrategias que no han dado resultado y prueban con un proceso de coaching empresarial.

Cada vez más emprendedores con ganas de empezar en el ámbito empresarial buscan además del apoyo de asesores y consultores que le orienten en el inicio de su andadura, el apoyo de un Coach.

¿Para qué hacer Coaching?

Nosotros Trabajamos para que las personas consigan resultados “EXTRAORDINARIOS” (fuera de lo ordinario), y para ello el Coaching, además de nuestra pasión, es la disciplina por excelencia que facilita y alienta el cambio para el éxito.

¿Te suena? “Si siempre haces lo mismo, acabarás teniendo los mismos resultados”

El Coaching promueve la acción, el salir de tu comodidad, la innovación, el cambio, el asumir nuevos retos o considerar nuevas perspectivas, y cuando una persona se pone en acción, y más aún cuando muchas personas de una empresa se ponen en acción, se consiguen resultados, se logran objetivos.

Saludos cordiales

Más información

 

José Miguel Gil

Coach Profesional Sénior 10161, Psicólogo.

Gerente de COANCO

Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.

 

¿Qué es el Coaching personal? ¿En qué puede ayudarme?¿Una nueva moda?

Coaching Personal ¿qué camino seguir? www.coanco.es El coaching es una disciplina relativamente nueva en España, de hecho la primera asociación de profesionales del coaching, ASESCO,  data del año 2000.

Sin embargo, a diferencia de otras modas, puedo afirmar que esta moda ha                   llegado para quedarse. Ahora bien, ¿qué es el coaching?

En un primer acercamiento podríamos decir que es una disciplina que básicamente trata de ayudar a las personas para que alcancen sus objetivos. Matizando que en el marco del coaching,  el concepto “ayudar” se traduce en “acompañar”. Hablamos de que un coach es un profesional           que ayuda  = acompaña a  las personas a que piensen por sí mismas, y  que lleguen a conclusiones desde un punto de vista diferente. Conclusiones a las que       a veces no somos capaces de llegar por nosotros mismos.

 

Un coach es alguien que no va  a juzgar a su cliente en lo que diga o haga, un /a coach es un profesional va a trabajar con sus clientes para que descubran ese potencial que tienen dentro, el cual, en muchas ocasiones se oculta tras miedos y creencias sobre lo que valen o dejan de valer como personas.

En el coaching personal establecemos una relación entre el coach y el cliente basada en la confianza, la confidencialidad, el respeto, la ausencia de valoraciones y juicios, y la sinceridad.

El coach acompaña al cliente en su proceso de desarrollo personal y de autoconocimiento a través de ese proceso de coaching. Mediante diferentes herramientas el coach ayuda al cliente a conocer sus recursos y fortalezas, y al mismo tiempo potenciar y desarrollar nuevos recursos. Igualmente  le ayuda a que pueda superar y disminuir aquellas debilidades detectadas por él mismo superándolas y poniéndolas a su favor y al servicio de su objetivo.
¿Qué tipo de personas requieren los servicios de un coach personal?¿Quién es un cliente de coaching?

En general muchas personas se encuentran en determinados momentos en encrucijadas y situaciones particulares en las que necesitan un apoyo externo, alguien que les ayude a determinar cuál es el camino a seguir.

Un cliente de coaching es una persona que no tiene diagnosticada una enfermedad mental, física, o de otra índole que le pueda impedir pensar con claridad. Es una persona que puede atravesar en un momento determinado, un “lógico” momento de tristeza, desesperanza, desconcierto, desorientación, etc. Ósea, algo que nos pasa a todos en un momento de nuestra vida.

¿A quién ayuda el coaching personal?

-A personas que tengan una meta o un objetivo sin concretar, o que sencillamente no saben lo que quieren.

-A aquellas personas  que estén abiertas a la transformación y el crecimiento personal y profesional y que pueden estar  buscando una oportunidad para cambiar su futuro.

-A aquellas personas que están frenadas en algún área de su vida y quieran encontrar el propósito en su vida y sentido a lo que hace.

-A aquellas que están dispuestas a apostar por sí mismas y quieren algo mejor en su vida

-A aquellas personas que desean desbloquear  miedos,  temores  o inseguridades que obstaculicen el alcanzar las metas y los objetivos que se proponen.

 

–¿Cuánto tiempo es necesario para completar un proceso de coaching?

Un proceso de coaching tiene una duración que va en función del objetivo del propio cliente, de sus necesidades, y de los resultados que vayan consiguiendo. Si tuviéramos que marcar un número de sesiones, insistiendo en lo heterogéneo de la casuística, suele estar entre 6 y 10 sesiones. Hay que decir que el coaching es un proceso limitado en el tiempo. Es decir, el proceso acaba tras la consecución del objetivo, que esté encaminado (si es a largo plazo), o por decisión de cliente o del propio coach.


–¿Cómo se pueden ver resultados?

En el caso del coaching personal, el propio cliente irá observando los resultados. Aun así, unas de las claves del coaching es que el objetivo debe ser medible. Lo que implica, que al definir el objetivo se irá ayudando al cliente en su concreción, y en como sabrá que lo ha conseguido. Por ejemplo, al coach no le sirve el objetivo “quiero ganar más dinero”. Se trabajará para que el cliente defina cuánto y cuándo. Ejemplo; “quiero facturar 20.000 € en 7 meses”. De esta forma tendremos una forma objetiva de ver si el objetivo se ha logrado, no, o a medias. En un objetivo como “ser féliz” definiríamos qué o cómo hacerlo para lograrlo de forma objetiva.

Si te encuentras en un momento de tu vida en el que no sabes que hacer, que camino escoger, tus relaciones no te satisfacen, tu pareja no te entiende… te invito a que pruebes un proceso de coaching personal.

Saludos cordiales

Más información

 

José Miguel Gil

Coach Profesional Sénior 10161, Psicólogo.

Gerente de COANCO

Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.

 

¿Dónde te diriges? El barco y el coaching

“Un barco que no ha decidido el puerto donde atracar, es un barco a la deriva” Y es que así se va por la vida. Sin un rumbo fijo, sin una meta marcada, sin un deseo por el que luchar, sin un sueño que perseguir. O puede que lo tengas, pero no haces nada por comenzar el camino.

Imagínate que vas en un barco del que tú llevas el timón. A tu espalda esa persona de confianza que siempre saca lo mejor de ti. Tu coach. Has comenzado un viaje que no sabes donde te llevará, y ni si quiera sabes si realmente quieres emprenderlo, pues la seguridad de la tierra conocida es muy atractiva. Tu coach te cuestiona sobre tus verdaderos motivos para dejar esa tierra conocida, te ayuda a que explores cuáles serán las habilidades que pondrás en práctica durante la navegación, te hará ver los recursos de los que dispones, y te hará sentir que tienes a alguien en quién apoyarte cuando el barco se vea golpeado por las olas y el frío te cale los huesos.

Comienzas el camino rumbo a ninguna parte. Sí, ninguna parte porque no sabes dónde vas. Sólo sabes que tienes que ir, algo dentro de ti te impulsa. El mar es inmenso y no ves tierra, no ves dónde se encuentra tu puerto, tu meta. La incertidumbre te hace dudar, y deseas volver ante el miedo a perderte en la inmensidad de posibilidades que te ofrece el mar. Es el momento en el que tu coach te ayuda a que tomes conciencia de los recursos de los que dispones. Al mismo tiempo te pide que visualices cómo es ese puerto al que tanto deseas llegar. Con esta ayuda puedes sentir que dispones de los recursos que hacen falta para alcanzar lo que deseas; puedes observar como cuentas con tu tripulación, con las estrellas, con el viento y tu brújula, para llegar a tu puerto; y escuchas como todo eso se une para alcanzar tu objetivo.

Ya tienes el rumbo. Combates con fuerza contra las tempestades porque confías en ti, y en la calma venidera. Las miradas a tu coach tan solo son de confirmación de su presencia, sin embargo ya sabes cómo enfrentarte a las tempestades, y con seguridad, y confianza, te diriges a tu sueño.

Ya casi puedes tocar la primera piedra del espigón de tu puerto. Tu coach te cuestionará si es realmente el lugar donde querías llegar. Tras tu confirmación, verás cómo tu coach se aleja en una barca para dejar que ese momento de atracar en el puerto de tus sueños lo vivas con el reconocimiento de: que tú has sido el único que decidió partir, tú combatiste contra las tempestades y tú conseguiste llegar.

Eso es un proceso de coaching, un viaje en barco donde un coach te apoya para que tu cojas el timón de tu vida y llegues al puerto que desees llegar.

¿Dónde te diriges? ¿Te ayudamos?

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.

El Miedo, el gran enemigo natural

El Miedo; “El gran enemigo natural”

El miedo es una emoción desagradable, que nos paraliza ante un peligro, ya sea real, infundado, imaginario, del presente, del pasado o del futuro. Sin embargo gracias a él, la evolución del ser humano ha sido posible, como respuesta emocional primaria derivada del riesgo o la amenaza.

"De lo que tengo miedo es de tu miedo" William Shakespeare
“De lo que tengo miedo es de tu miedo” William Shakespeare
Pero por otro lado, en el entorno del coaching y la psicología, representa el freno a muchos pasos importantes que el ser humano ha de dar en su día a día para llegar a ciertos objetivos y desarrollos personales o laborales. Como característica inherente a la sociedad humana, el miedo está arraigado a su sistema educativo y experiencias, y trabajar contra esto requiere importantes competencias por parte del coach.

El primer paso es reconocer el miedo, pudiendo localizarlo de forma verbal o gestual; con palabras como miedo, terror, pánico, espanto, fobia, susto, etc. O bien con gestos faciales y/o corporales. Aunque parezca difícil este reconocimiento existe un estudio moderno informatizado desarrollado por Adam Anderson y Joshua Sussking de la universidad de Toronto basado en las propuesta antigua de Charles Darwin, que trataba de demostrar que muchos de los gestos que nos han ayudado a sobrevivir son universales ante ciertos estados emocionales.

Igualmente no podemos olvidar que cada individuo es diferente, y que como coaches tenemos que cotejar esa información, sin interpretaciones y a partir de las experiencias propias del individuo entrevistado.
Para tratar estos miedos, que curiosamente en un 95% de las veces son más dañinos o peligrosos que aquello a lo que tememos,  tenemos que mantener una premisa en mente: “LA ACCIÓN ES EL MEJOR ANTÍDOTO DEL MIEDO.”

Incluso existen estudios que nos invitan a ACTUAR SIN PENSAR según en qué ocasiones, llegando a obtener mejores resultados en nuestras decisiones y dudas, que son a su vez cuna de mucho de nuestros miedos.

A partir de esto podemos seguir haciendo clasificaciones generalizadas de los miedos y sus antídotos más comunes, como por ejemplo;

·                    Miedo al error à Analiza lo que sabes ahora y antes no sabías.
·                    Miedo a la imperfección à La perfección no existe, pero si existe el éxito.
·                    Miedo al cambio à antes es un sueño, después puede ser una realidad.
·                    Etcétera.

En coaching el método básico para trabajar los miedos es hacer una lista de estos, con todos aquellos que el coachee o cliente tiende a postergar, explorar las justificaciones de esos aplazamientos y localizar el origen de esa falta de acción. No olvidemos que usar tus miedos para postergar es prolongar la sensación de fracaso  y, en algunos casos, un sufrimiento real.

Por tanto, debemos siempre PONER UNA FECHA para la acción en cuestión, siendo el cliente consciente y responsable con dicho ejercicio.

Al fin y al cabo solo tratamos que el coachee visualice el objetivo como algo más grande que el temor que le impide actuar.
“QUE EL MIEDO A FALLAR NO TE IMPIDA JUGAR LA PARTIDA”
_______________________________________________________________________________________________________

Autor: Ignacio Gragera, Responsable de Marketing, Atención al público y ayudante de dirección en COANCO coaching

      “De la normalidad a la excelencia a través de ti”


Síguenos por nuestra página Profesional de Facebook.

Síguenos también por Tweeter.

coanco@coanco.es 

www.coanco.es

¿Quiero ser jefe? ¡Déjame que lo piense!

directivos

 

Cuando era pequeño decía que de mayor quería ser jefe.
Después fui al colegio, pasé por la universidad, diferentes trabajos y llegó un momento en que fui “Director” osea, “jefe”.

Tras mucho trabajo había logrado lo que dije que quería ser de mayor   -por eso es importante decir que se quiere (objetivo) visualizarse como tal, y mucho trabajo-.

Ahora bien, descubrí la cara “b” del disco, y es que esto de ser jefe no era tan divertido como pensaba, implicaba tomar decisiones, firmar contratos (y procura leerlos bien, porque a ver que firmas), dirigir personas, y estar a la orden de alguien, pues los jefes (la mayoría) también tienen jefes, o alguien a quien dar explicaciones, y un sin fin de tareas que no voy a seguir detallando.

En fin tras unos años de trabajar para otros decidí que ya estaba bien, y que lo que quería  era ser “jefe de verdad” ósea  de los que no dan explicaciones a nadie. Ahí fue cuando me hice autónomo, y resultó que tampoco era tan divertido como pensaba, pues es verdad que no tener que dar explicaciones a otros es aparentemente más cómodo. Tu decides que vas a hacer, como y cuándo lo vas a hacer, y a quien le vas a pedir que lo haga, y el que paga todas las facturas. En mi humilde opinión, el peor jefe que podemos tener somos nosotros mismos. ¡Hay que ver como nos machacamos a veces!

Y para colmo, resulta que además y por norma trabajas más que cuando eras “jefe”, eso sí, eres tu propio jefe. Un poco surrealista la verdad.

La cosa es que poco a poco y trabajando mucho empiezas a crecer y pasas a ser empresa, (y las bromas y las sornas de los conocidos y no tan conocidos que piensan que te estas forrando) y entonces hay una vuelta de tuerca más en la presión, ahora ya no sólo no das explicaciones a nadie, sino que todavía es peor, ahora las firmas de los documentos oficiales son las tuyas directamente (hacienda, contratos con proveedores o clientes, etc.) y si algo va mal, ¡uf! mal rollo, llegan los abogados, sólo que ahora los abogados  no van contra la empresa en la que trabajas,  van contra “ti” pues la empresa es tuya.

Con todo esto llegamos a la pregunta inicial y a su respuesta ¿quiero ser jefe?.

Mi respuesta es sí.

Los que somos iniciadores (hace un tiempo me identifico más con esta palabra que con la muy usada palabra de  emprendedor), pues bien, a los que somos iniciadores y nos gusta hacer cosas diferentes, iniciar proyectos, explorar e innovar, nos gusta el riesgo, nos gusta esa innegable soledad que llega cuando tienes que tragar saliva viendo que tienes que enfrentar a una nueva decisión empresarial, y tienes que decir SI o NO a gastar más dinero  en marketing, o a elegir entre dos proyectos estudiando la viabilidad de los mismos y los recursos con los que cuentas. ¿Y si los dos son buenos? Pero sólo tengo recursos para uno ¿Qué hago?

En fin, que al final terminas tomando decisiones una tras otra, con la salvedad de que no tienes nadie a quién hacer responsable si te equivocas.

Ahora valoras mucho más aquel jefe que al final era el que daba el visto bueno a todo, ese jefe al que directamente señalabas si algo no iba según lo previsto.

Al final lo de tener un jefe no era tan malo ¿no?

¿Cómo aguantar la presión? pues tengo que decir que el Coaching ayuda.

Yo además de dedicarme a hacer coaching a empresarios, gerentes o directores de pymes, también tengo mis conversaciones de coaching, también tengo una persona que me hace coaching, y me ayuda a afinar sobre todo cuando tengo muchos frentes encima de la mesa. Y es que todos somos humanos, y tenemos derecho a necesitar el apoyo de alguien en un momento determinado.

Si una empresa comp Pricewaterhouse Cooper hace coaching con sus empleados por algo será. En su web encontramos esto:

“En PwC, creemos en ayudar a nuestra gente a alcanzar su máximo potencial”.

http://www.pwc.com/us/en/about-us/pwc-professional-development.jhtml

Así pues, ¿cómo no voy a invertir en el mayor capital de mi empresa -yo mismo-? , por cierto,  una empresa de coaching, para ser mejor empresa y desarrollar al máximo el potencial nuestro, y de nuestros clientes.

 

La verdadera tarea está en transmitir a las empresas como esta herramienta bien usada y aplicada a nivel directivo y de equipos puede mejorar el rendimiento  y la productividad de la empresa. ¿Cuanta productividad y rentabilidad se está perdiendo en las empresas por no hace coaching?  No tengo datos, pero en mi opinión, muchísima.

 

¿Quiero ser jefe?  ¡Déjame que lo piense! La respuesta es sí, pero quiero un coach que me acompañe cuando lo necesite.

 

José Miguel Gil Coto

“Si necesitas ayuda en tu camino, llámame, te acompaño”

Coach Profesional Senior y Psicólogo,

Gerente de COANCO,

 Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching.

 

¡Gracias por pasar a visitarnos! Si te gusta esta entrada, deja un comentario  o compártela. ¡Hasta pronto!

 

Auto coaching y el arte de ser el coach de uno mismo.

auto coaching. jose miguel gil coto. www.coanco.es - copia

A falta de poder contar con la ayuda de un profesional como un Coach que nos ayude a superar nuestras barreras, limitaciones, o retos, podemos optar con hacer  auto coaching.

El auto coaching consiste en ser el coach de uno mismo adoptando un juego que nos sitúa en una doble posición, en las figuras del coach y del coachee. A priori puede  parecer -y así lo es en muchas ocasiones-, una tarea ardua y compleja, ya que sabemos cómo sabotearnos, de forma consciente o inconsciente para no lograr los  objetivos que queremos. Nos conocemos mejor que nadie, y sabemos cómo hacer para engañarnos, de ahí que hemos de estar ojo avizor para evitar la autocrítica y el “machaque psicológico” que a veces se convierte en “tortura” ante nuestros errores cometidos.

Podemos encontrar muchas lecturas y reflexiones que nos ayudan a tomar decisiones y ponernos en acción para llegar donde queremos llegar, pero sin duda hay una  serie de pasos esenciales que hemos de asumir para poder proceder a hacernos nuestro propio proceso de coaching, o de auto coaching, ya sea de coaching personal o coaching empresarial.

Los sencillos pasos son los siguientes:

¿Qué quiero? Fase de conciencia, y de darse cuenta de hacia dónde quiero ir.

¿De quién depende que alcancemos lo que queremos conseguir? Fase de responsabilidad.

Asumir la responsabilidad que nos compete a nosotros es una de las tareas más arduas en nuestro trabajo de desarrollo personal y profesional. Resulta cómodo echar la culpa de lo que nos ocurre a los demás, lo malo es que cuando nos damos cuenta de que el problema “somos nosotros mismos” eso escuece.

¿Cuándo lo voy a hacer? Fase de acción.

El mundo está lleno de personas que decidieron que iban a hacer algo, pero nunca lo hicieron, otras personas se adelantaron y triunfaron, a veces fueron empresas que las que tomaron la delantera simplemente porque sacaron un producto a la luz antes que otras. Así pues lo que marcará la diferencia siempre será el pasar a la acción. Claro que hay que pensar, planificar, etc. pero no te quedes ahí. Haz algo.

“Si quieres que algo ocurra dedícale un tiempo” GTD
Y aunque todo esto te parezca sencillo, ponte a trabajar contigo mismo, verás que no es “tan sencillo”. El proceso de auto coaching es una magnífica herramienta de trabajo, pero si te pillas a “ti mismo” saboteándote quizás es el momento de buscar ayuda externa.

Como profesional del Coaching que soy claro que me hago auto coaching, y también es claro que tengo una Coach que desde fuera me ayuda a ponerme un espejo delante para dejar de “engañarme a mí mismo”. Por supuesto no nos engañamos a nosotros mismos para hacernos daño, lo hacemos porque es lo que creemos que es lo mejor, todo lo hacemos con nosotros para nuestro mayor bien, solo que a veces las cosas salen regular.

“Y si no puedes contigo mismo”, recuerda, puedes buscar un coach profesional que te ayude.

 

José Miguel Gil Coto

“Si necesitas ayuda en tu camino, llámame,  especialista en  conseguir objetivos personales y organizacionales”

Coach Profesional Senior y Psicólogo,

Gerente de COANCO,

 Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching.

 

¡Gracias por pasar a visitarnos! Si te gusta esta entrada, deja un comentario  o compártela. ¡Hasta pronto!

 

Una nueva oportunidad cada día para vivir.

Desde el despertar de los tiempos del ser humano se repite el mismo ciclo de regeneración, vida y oportunidad.

Lo queramos o no, cada día  sale el sol.

 ser coach. coaching www.coanco.es

Cada día “amanece” una nueva oportunidad de seguir el camino que hemos emprendido, el camino que seguir a lo largo de los años, caminos elegidos por nosotros mismos  y en el peor de los casos camino que alguien o algo eligió por nosotros.

Cada persona tiene un sol dentro de su corazón y parte de su tarea, de su propósito de vida o dharma pasa por encontrar la manera de acercarse a el.

Negras son las tinieblas en las que a veces caemos, pero si tenemos la fortaleza de levantarnos una mañana para ver amanecer, no podemos más que asombrarnos de la grandeza del espectáculo que nos recuerda  que pase lo que pase una nueva oportunidad de vivir se nos presenta, una nueva oportunidad para corregir los errores cometidos y de innovar en lo mejor que podemos innovar, en nuestra propia vida, en nuestra propia esencia, en nuestra propia conciencia.

Aquietar la mente, dominar el ego que nos lleva al sufrimiento agarrándonos a viejas creencias que nos limitan en el azaroso camino a seguir.

Desde  la observación, desde la quietud, desde la reflexión del día a día sólo nos cabe pensar  si merece la pena sufrir por aquellas pequeñas o grandes cosas  que sufrimos. Lo mejor es que no podemos dejar de recordar que mañana lo de hoy habrá pasado y habrá una nueva oportunidad para renacer, continuar y volver a ver salir el sol.

Que la fuerza os acompañe en el camino, que el calor del sol te recuerde que hoy estas vivo, y más allá de todo esto, siente que merece la pena pararse a ver amanecer.

 

José Miguel Gil Coto

“Si necesitas ayuda en tu camino, llámame,  especialista en  conseguir objetivos personales y organizacionales”

Coach Profesional Senior y Psicólogo,

Gerente de COANCO,

 Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching.

 

¡Gracias por pasar a visitarnos! Si te gusta esta entrada, deja un comentario  o compártela. ¡Hasta pronto!

 

Sobre la voluntad y el éxito. Fácil hablar, más difícil de lograr.

El camino al éxito está jalonado por multitud de tropiezos, desvíos, subidas y bajadas, y en ocasiones una larga espera hasta que se pueden recoger los frutos del trabajo.

Como el agricultor que cosecha la tierra es cuestión de tener paciencia mientras uno siembra  a la espera del fruto prometido que llegará como consecuencia de un trabajo que a primera vista no se ve.  En este “cosechar” y “dar sin recibir nada a cambio”  -de momento- el factor diferenciador y que marcará la diferencia con otros “agricultores” tiene que ver con la voluntad, y con la combinación de actitudes y aptitudes que todos los seres humanos tienen. Unos en mayor medida tendrán actitudes, y otros tendrán aptitudes, la suma de ambos se puede recoger en la voluntad. Y es que, habiendo voluntad se puede conseguir “casi” todo, dejaremos un pequeño margen a la suerte  que también es importante a veces, y factores varios,  aunque yo particularmente prefiero cogerme al dicho de “el que la sigue la consigue”.

 

Respecto a la voluntad y su relación con la actitud y la aptitud nos encontramos con cuatro estereotipos que desde luego nos llevan a cuatro resultados diferentes, estos tienen que ver con el mayor o menor éxito que tendremos en nuestras empresas, proyectos, ya sean personales o profesionales.

 

  • Están los que no pueden y no quieren.
  • Los que no pueden y quieren.
  • Los que pueden y no quieren.
  • Los que pueden y quieren

 

Cada cual que se sitúe en el perfil que desee, la buena noticia, es que se puede pasar de uno a otro,  “es cuestión de voluntad”.

Con la voluntad, pasa igual que con el cambio, la gestión del cambio, y el coaching, es muy fácil hablar de ello pero bastante más difícil de hacer.
Y como decía el gran Albert Einstein, “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”

José Miguel Gil Coto

“Si necesitas ayuda en tu camino, llámame,  especialista en  conseguir objetivos personales y organizacionales”

Coach Profesional Senior y Psicólogo,

Gerente de COANCO,

 Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching.

 

¡Gracias por pasar a visitarnos! Si te gusta esta entrada, deja un comentario  o compártela. ¡Hasta pronto!