Medicina, comunicación y coaching.

Coaching para el equilibrio personal y profesional.Son muchos los campos profesionales en los que están surgiendo movimientos dirigidos hacia una mejor comunicación efectiva, y a una mejora de la empatía.

En estos días nos encontramos con la noticia de que la Organización Médica Colegial (OMC) reconoce el amplio margen de mejora que tienen nuestros profesionales médicos en cuestiones como son la comunicación y la empatía. En este link podéis acceder a la noticia www.que.es/madrid/201403251510-medicos-reconocen-deben-mejorar-comunicacion.html.

En esta entrevista al presidente de la OMC, Juan José Rodriguez Sendín, deja apuntes interesantes, sobre todo desde el punto de vista del coaching, tales como: “ser sinceros, ganarse la confianza de los pacientes y familiares”, “ser delicados y receptivos a la hora de facilitar información y ayuda, respetando el criterio de confidencialidad”. Sin embargo, la frase que quizá nos pueda impactar más a los que estamos en el mundo del coaching es: “Algunos lo pasan fatal, y el miedo no se quita con muchos TAC o resonancias, sino acompañando, cuidando o escuchando“.

Acompañar y escuchar, habilidades básicas del coach.

En el mismo artículo se hace referencia a que son muchas las facultades de medicina en las que se incorpora a los planes de estudios asignaturas relacionadas con la comunicación con el paciente.

La formación y la educación de los profesionales siempre será la mejor opción para que posteriormente desarrollen los niveles de competencia, y desarrollo profesional que se les exige. Incluso, me atrevería a decir que es en edades más tempranas donde se debería comenzar este tipo de enseñanza. Sin embargo, no se nos pueden escapar los efectos positivos que la disciplina del coaching puede tener a la hora de completar esa formación.

Mediante la disciplina del coaching el profesional médico podrá conseguir desarrollar habilidades de inteligencia emocional, ayudándole a la mejora en la comunicación efectiva y la empatía. Y estas las desarrollaría tanto desde el punto de vista de coachee (cliente) que pasa por un proceso de coaching, así como si se forma como coach.

El coach acompaña y escucha. Se forma y entrena para el dominio de ambas habilidades. Es por esto que el coaching se muestra como la herramienta necesaria para el profesional médico decidido a mejorar estas habilidades, y adaptarse a nuevos tiempo y nuevas demandas sociales.

Juan Manuel Castillo

Coach Profesional.

Tutor jefe de COANCO

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.

¿Qué es el Coaching personal? ¿En qué puede ayudarme?¿Una nueva moda?

Coaching Personal ¿qué camino seguir? www.coanco.es El coaching es una disciplina relativamente nueva en España, de hecho la primera asociación de profesionales del coaching, ASESCO,  data del año 2000.

Sin embargo, a diferencia de otras modas, puedo afirmar que esta moda ha                   llegado para quedarse. Ahora bien, ¿qué es el coaching?

En un primer acercamiento podríamos decir que es una disciplina que básicamente trata de ayudar a las personas para que alcancen sus objetivos. Matizando que en el marco del coaching,  el concepto “ayudar” se traduce en “acompañar”. Hablamos de que un coach es un profesional           que ayuda  = acompaña a  las personas a que piensen por sí mismas, y  que lleguen a conclusiones desde un punto de vista diferente. Conclusiones a las que       a veces no somos capaces de llegar por nosotros mismos.

 

Un coach es alguien que no va  a juzgar a su cliente en lo que diga o haga, un /a coach es un profesional va a trabajar con sus clientes para que descubran ese potencial que tienen dentro, el cual, en muchas ocasiones se oculta tras miedos y creencias sobre lo que valen o dejan de valer como personas.

En el coaching personal establecemos una relación entre el coach y el cliente basada en la confianza, la confidencialidad, el respeto, la ausencia de valoraciones y juicios, y la sinceridad.

El coach acompaña al cliente en su proceso de desarrollo personal y de autoconocimiento a través de ese proceso de coaching. Mediante diferentes herramientas el coach ayuda al cliente a conocer sus recursos y fortalezas, y al mismo tiempo potenciar y desarrollar nuevos recursos. Igualmente  le ayuda a que pueda superar y disminuir aquellas debilidades detectadas por él mismo superándolas y poniéndolas a su favor y al servicio de su objetivo.
¿Qué tipo de personas requieren los servicios de un coach personal?¿Quién es un cliente de coaching?

En general muchas personas se encuentran en determinados momentos en encrucijadas y situaciones particulares en las que necesitan un apoyo externo, alguien que les ayude a determinar cuál es el camino a seguir.

Un cliente de coaching es una persona que no tiene diagnosticada una enfermedad mental, física, o de otra índole que le pueda impedir pensar con claridad. Es una persona que puede atravesar en un momento determinado, un “lógico” momento de tristeza, desesperanza, desconcierto, desorientación, etc. Ósea, algo que nos pasa a todos en un momento de nuestra vida.

¿A quién ayuda el coaching personal?

-A personas que tengan una meta o un objetivo sin concretar, o que sencillamente no saben lo que quieren.

-A aquellas personas  que estén abiertas a la transformación y el crecimiento personal y profesional y que pueden estar  buscando una oportunidad para cambiar su futuro.

-A aquellas personas que están frenadas en algún área de su vida y quieran encontrar el propósito en su vida y sentido a lo que hace.

-A aquellas que están dispuestas a apostar por sí mismas y quieren algo mejor en su vida

-A aquellas personas que desean desbloquear  miedos,  temores  o inseguridades que obstaculicen el alcanzar las metas y los objetivos que se proponen.

 

–¿Cuánto tiempo es necesario para completar un proceso de coaching?

Un proceso de coaching tiene una duración que va en función del objetivo del propio cliente, de sus necesidades, y de los resultados que vayan consiguiendo. Si tuviéramos que marcar un número de sesiones, insistiendo en lo heterogéneo de la casuística, suele estar entre 6 y 10 sesiones. Hay que decir que el coaching es un proceso limitado en el tiempo. Es decir, el proceso acaba tras la consecución del objetivo, que esté encaminado (si es a largo plazo), o por decisión de cliente o del propio coach.


–¿Cómo se pueden ver resultados?

En el caso del coaching personal, el propio cliente irá observando los resultados. Aun así, unas de las claves del coaching es que el objetivo debe ser medible. Lo que implica, que al definir el objetivo se irá ayudando al cliente en su concreción, y en como sabrá que lo ha conseguido. Por ejemplo, al coach no le sirve el objetivo “quiero ganar más dinero”. Se trabajará para que el cliente defina cuánto y cuándo. Ejemplo; “quiero facturar 20.000 € en 7 meses”. De esta forma tendremos una forma objetiva de ver si el objetivo se ha logrado, no, o a medias. En un objetivo como “ser féliz” definiríamos qué o cómo hacerlo para lograrlo de forma objetiva.

Si te encuentras en un momento de tu vida en el que no sabes que hacer, que camino escoger, tus relaciones no te satisfacen, tu pareja no te entiende… te invito a que pruebes un proceso de coaching personal.

Saludos cordiales

Más información

 

José Miguel Gil

Coach Profesional Sénior 10161, Psicólogo.

Gerente de COANCO

Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.

 

Coaching Deportivo

 

El coaching deportivo es una especialización del propio coaching. Tanto el coaching empresarial como el                                     

Técnico Superior en Coaching Deportivo

personal posteriormente, deben su nacimiento al surgir de esta técnica en los equipos de Estados Unidos, en las décadas de los 50 y 60.  

El coaching deportivo se vale de un diálogo eficaz y transformador para el desarrollo personal y del talento deportivo. Pudiéndose aplicar al deportista, al entrenador, al directivo, etc). Este proceso está constituido por la escucha activa, comprensión y la realización de preguntas poderosas por parte del coach. Esto ayudará al coachee en su autoconocimiento y puesta en acción a través del aprendizaje, teniendo como resultado el logro de sus objetivos y mejora del bien estar.

Debido a que los deportes se están acercando a niveles elevados de excelencia técnica y táctica, las distancias entre el logro de los objetivos fijados por los deportistas y el quedarse “en el camino” es cada vez menor.

El deportista se encuentra ante un momento donde el margen de error es casi insignificante. La diferencia entre ganar o perder se ha convertido en apenas unas milésimas o unos milímetros. Siempre al borde de la fotofinish.

El resultado de esa fotofinish depende de gran cantidad de detalles. Detalles que van más allá del propio entrenamiento y que a simple vista parecen menores. Sin embargo, cuando se manifiestan en el desarrollo de la competición, y de forma negativa, echan por tierra el esfuerzo y el nivel alcanzado con los entrenamientos.

Detalles como la situación emocional son fundamentales a la hora de marcar la diferencia en esa fotofinish. Los miedo a ganar, miedo a una lesión, miedo a perder, etc. te pueden atenazar e impedir que desarrolles todo ese potencial que aflora cuando entrenas.

¿Para qué sirve el coaching deportivo?

Mientras que el deportista busca la condición física, la técnica y la táctica, el coaching deportivo le ayuda a su autoconocimiento, y que desarrollen capacidades de gestión de las emociones, así como capacidades inter e intrapersonales.

El aspecto táctico, técnico o físico, no están siempre detrás del “fracaso deportivo”. Un deportista o equipo en frecuente ocasiones no logran sus objetivos debido a que pensamientos y emociones no estaban alineados con esos objetivos, o por problemas dentro del equipo. Cuando se sale a competir es necesario tener en cuenta que estos factores juegan también su propio juego. Siendo esos enfrentamientos internos, ya sean a nivel personal o de equipo, claves en los posibles fracasos deportivos

A través del coaching deportivo el deportista o equipo puede desarrollar las siguientes capacidades:

  • Autovaloración.
  • Actitud positiva ante resultados adversos.
  • Aumentar la capacidad de concentración y estar presente en el partido.
  • Responder positivamente ante los eventos que ocurren, incluso los inesperados.
  • Dominio y manejo de las emociones, en especial la ansiedad, el miedo y el stress.
  • Dominio y manejo de los pensamientos negativos y limitantes.
  • Manejo de la crítica, la desaprobación y el juicio externo.
  • Visualizar y materializar los resultados deseados.
  • Alinearse tras los objetivos.
  • Aceptación de la diversidad dentro del equipo.
  • Sinergia grupal (suma de energías).
  • Aumentar el nivel de compromiso.
  • Ser consciente del nivel de responsabilidad.
  • Comunicación efectiva entre los integrantes.
  • Alinear los intereses personales y grupales.
  • Unidad de equipo: estar todos funcionando “en la misma frecuencia”.
  • Conexión: saber qué va a hacer el otro, aunque esté improvisando.

 

Juan Manuel Castillo

Coach Profesional.

Tutor jefe de COANCO

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.

Súbete al escenario y conviértete en la estrella de tu vida.

Convierte en la estrella de tu vida con COANCO.  Coaching y Psicología Positiva para una vida plena.

 

¡Brilla por derecho propio, tienes derecho a ello!

El cielo está lleno de estrellas que partieron pronto de este mundo, de este plano, de esta vida.

Mientras recordamos la luz de otras personas que pasaron por nuestras vidas y nos iluminaron, olvidamos que no hay luz  más importante que la nuestra.

Sin embargo, muchas veces, quizás demasiadas, olvidamos nuestra luz, olvidamos que somos estrellas, y que cada persona más de allá de su posición o estatus, brilla con una luz propia que sólo podemos apagar nosotros mismos.

Nos apagamos por no querer salir a la luz, por no querer llevar la contraria a alguien, por no desvelar nuestra auténtica personalidad, y por tantas y tantas razones que surgen desde lo más íntimo y personal. Nos apagamos, y eso nos lleva a encerrarnos en vidas oscuras y sombrías.

Vivimos solos en un mundo interconectado de personas que transitan de un lugar a otro en un mar de incómoda soledad social.

Chaquetas, corazas y máscaras que nos ponemos encima y nos protegen de ese mundo exterior que a veces nos asusta. Levantamos barreras visibles e infranqueables, y barreras invisibles, que son aún más altas que las visibles, esas, sin duda, son las más duras y más difíciles de superar.

Miedo a ser quienes somos, miedo a aceptar que somos diferentes, miedo a demostrar que tenemos inquietudes, miedo a ser auténticos, miedo a tener miedo.

Deseamos una mano tendida que nos recoja, un hombro sobre el que apoyarnos, un abrazo de amor, de solidaridad y comprensión que nos ayude en ese caminar que a veces se hace demasiada cuesta arriba.

A veces, tan sólo basta una pregunta para abrir el corazón a un mundo nuevo lleno de esperanza, ¿Cómo estás?,¿Qué necesitas? …preguntas sin juicio ni prejuicio, preguntas limpias que simplemente nos ayuden a abrir una rendija por la que entre la luz dentro de nosotros, preguntas que nos ayuden a sacudir la oscuridad que nos ahoga, preguntas que dejen un espacio nuevo y abierto a la esperanza … A la luz.

Las personas somos valiosas, y nada ni nadie puede decirnos lo contrario. Nadie puede hacerme daño si yo no lo permito, y como decía Coco Chanel:

“Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente.”

Acompañamos a personas en el proceso de recordar que pueden encender la luz (su luz) que en algún momento apagaron.

Acompañamos a personas a quitarse máscaras que no debieron, o no quisieron ponerse.

Acompañamos a personas a ser “más personas” a auto descubrirse y a alejarse de juicios negativos.

Acompañamos a personas a que sean lo que quieran ser, y logren lo que quieran lograr.

Acompañamos a personas a que se suban al escenario y se conviertan en la estrella de su vida.

Apoyamos a personas que deciden vivir su vida y no la vida de otra persona.

¿Cómo lo hacemos? Desde el Coaching y una Psicología Positiva que promueve y que se orienta al cambio y a la búsqueda de la felicidad y la plenitud personal y familiar.

Si necesitas un “mánager” que te ayude a sacar lo mejor de ti, ya sabes dónde estamos.

Más información

 

José Miguel Gil

Coach Profesional Sénior 10161, Psicólogo.

Gerente de COANCO

Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.

¿Dónde te diriges? El barco y el coaching

“Un barco que no ha decidido el puerto donde atracar, es un barco a la deriva” Y es que así se va por la vida. Sin un rumbo fijo, sin una meta marcada, sin un deseo por el que luchar, sin un sueño que perseguir. O puede que lo tengas, pero no haces nada por comenzar el camino.

Imagínate que vas en un barco del que tú llevas el timón. A tu espalda esa persona de confianza que siempre saca lo mejor de ti. Tu coach. Has comenzado un viaje que no sabes donde te llevará, y ni si quiera sabes si realmente quieres emprenderlo, pues la seguridad de la tierra conocida es muy atractiva. Tu coach te cuestiona sobre tus verdaderos motivos para dejar esa tierra conocida, te ayuda a que explores cuáles serán las habilidades que pondrás en práctica durante la navegación, te hará ver los recursos de los que dispones, y te hará sentir que tienes a alguien en quién apoyarte cuando el barco se vea golpeado por las olas y el frío te cale los huesos.

Comienzas el camino rumbo a ninguna parte. Sí, ninguna parte porque no sabes dónde vas. Sólo sabes que tienes que ir, algo dentro de ti te impulsa. El mar es inmenso y no ves tierra, no ves dónde se encuentra tu puerto, tu meta. La incertidumbre te hace dudar, y deseas volver ante el miedo a perderte en la inmensidad de posibilidades que te ofrece el mar. Es el momento en el que tu coach te ayuda a que tomes conciencia de los recursos de los que dispones. Al mismo tiempo te pide que visualices cómo es ese puerto al que tanto deseas llegar. Con esta ayuda puedes sentir que dispones de los recursos que hacen falta para alcanzar lo que deseas; puedes observar como cuentas con tu tripulación, con las estrellas, con el viento y tu brújula, para llegar a tu puerto; y escuchas como todo eso se une para alcanzar tu objetivo.

Ya tienes el rumbo. Combates con fuerza contra las tempestades porque confías en ti, y en la calma venidera. Las miradas a tu coach tan solo son de confirmación de su presencia, sin embargo ya sabes cómo enfrentarte a las tempestades, y con seguridad, y confianza, te diriges a tu sueño.

Ya casi puedes tocar la primera piedra del espigón de tu puerto. Tu coach te cuestionará si es realmente el lugar donde querías llegar. Tras tu confirmación, verás cómo tu coach se aleja en una barca para dejar que ese momento de atracar en el puerto de tus sueños lo vivas con el reconocimiento de: que tú has sido el único que decidió partir, tú combatiste contra las tempestades y tú conseguiste llegar.

Eso es un proceso de coaching, un viaje en barco donde un coach te apoya para que tu cojas el timón de tu vida y llegues al puerto que desees llegar.

¿Dónde te diriges? ¿Te ayudamos?

___________________________________________________

logo transparente publicaciones 300px                    

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.