Coaching ejecutivo y empresarial. ¿cómo me puede ayudar?

El coaching ejecutivo y empresarial es un proceso de acompañamiento a personas con funciones directivas, empresarios/as, gerentes, mandos intermedios, y a nivel de equipos de trabajo y de grupos de personas en el trabajo, con el objetivo de la optimización del potencial de los individuos para el logro de los objetivos de la organización 

en la que estamos trabajando.

A veces no sabemos muy bien lo que queremos o hacia donde podemos ir.

 

Un Coach nos puede ayudar a encontrar cual es  la dirección correcta.

El trabajo del coach ayuda a las personas con las que trabaja, y por tanto a sus empresas a:

  • Desprenderse de lo que obstaculiza su desarrollo.
  • Expresar sus deseos y aspiraciones.
  • Jugar sus bazas.
  • Adquirir nuevas competencias y conocimientos.
  • Poner en marcha un plan de mejora de sus resultados.

Mientra el coaching ejecutivo se enfoca y se acerca  a las empresas y organizaciones, más individual, uno a uno en el trabajo con el cliente con el que se desarrolla el proceso de coaching, el coaching empresarial tiene una dimensión grupal que introduce variables diferentes en el desarrollo del trabajo que se hace. Es necesario y recomendable plantear mejoras y adecuaciones del proceso que vamos a desarrollar en la presentación del trabajo colectivo que vamos a hacer con el.

 

¿Que nos puede ayudar a un mejor clima por parte del grupo de personas o equipo con el que vamos a trabajar?

Nos puede ayudar:

  • El transmitir y concienciar al grupo del esfuerzo de la cohesión.
  • Establecimiento de una coherencia a la hora de trabajar. Si nos comprometemos a algo que no sea sólo de palabra.
  •  El acuerdo sobre los objetivos. Estos nos suelen venir impuestos. Pero siempre es posible llegar a un acuerdo sobre como lograrlos.
  • La contribución de cada uno a una estrategia compartida y unificadora de las energías.

Aun pudiéndose llevar a cabo de forma individual o grupal, el coaching ejecutivo y empresarial parte de una relación estrecha que busca asistir a ejecutivos en el desarrollo y potenciación de su eficacia personal y rendimiento en el trabajo.

Trabajo coach-ejecutivo

El ejecutivo recibe un feedback completo a partir de los recursos disponibles del coach. Por otro lado, el coach y el ejecutivo trabajan juntos en el desarrollo de estrategias, alternativas y opiniones para afrontar determinadas situaciones.

Áreas de intervención más significativas

  • Ayuda al ejecutivo que necesita nuevas técnicas para acceder a un nuevo cargo dentro de la organización, como consecuencia de un cambio en su estructura.
  • Trabajar con un directivo que está propuesto para promocionar a un puesto mediante un ascenso.
  • Ayudar a ejecutivos cuyo estilo de personalidad influye negativamente en sus relaciones.
  • Trabajar con ejecutivos que desean realizar cambios en su vida profesional y en sus expectativas laborales.
  • Realizar un cambio de rendimiento entre los empleados de una empresa.
  • Incrementar la capacidad de un ejecutivo para gestionar y dirigir una organización.
  • Aumentar los recursos personales de un ejecutivo (autoestima, identificación de creencias erróneas, pensamientos limitantes, eficacia emocional, etc)
  • Mejorar el equilibrio entre la vida personal y profesional de un ejecutivo.
  • Trabajar con un ejecutivo para mejorar las técnicas de liderazgo, gestión y creación de equipos.
  • Colaborar con un ejecutivo para que sea capaz de trabajar más eficazmente en una estructura organizativa cambiante.

Muchos empresarios piensan que sólo puede ayudar a multinacionales o grandes empresas. Éste es un grave error que se produce como consecuencia del desconocimiento de esta disciplina.

¿Quíen se puede beneficiar del coaching? La respuesta es muy sencilla, “tod@s”. Pymes, micropymes, prfoesionales independientes, autónomos, etc.  Prúebalo, ¡Te sorprenderá!

 

Saludos cordiales y gracias por la visita.

Si te gustó este artículo, no seas tímid@  y ayúdanos a compartirlo.

Sé feliz y productivo … En ese orden.

 

Más información

 

logo transparente publicaciones 300px                      

 Empresa pionera de coaching que desde el 2007 formamos Coaches certificados por ASESCO  y se dedica a la Formación y Servicios de Coaching.

Realizamos procesos de  Coaching Personal, Coaching Ejecutivo y Empresarial y Coaching de Equipos.

Expertos en Gestión del Cambio. ¿Necesitas cambiar algo? ¿Tienes un problema? Te ayudamos a solucionarlo con soluciones creativas de problemas “CPS”

 

Factores que dificultan los avances en el proceso de coaching

 

            Durante el proceso de coaching es posible y frecuente que  se den factores que dificultan los avances en los procesos de coaching. Factores que pueden propiciar que se frenen o se ralenticen los avances del coachee a lo largo de su proceso de coaching, ya sea este un proceso de coaching personal, de coaching ejecutivo, o de coaching de equipos, cuando trabajamos con un grupo de personas, y es el grupo el que se afectado de forma colectiva por estas circunstancias.

Entre los factores que podemos  encontrarnos dentro del proceso de coaching  que pueden ralentizar el avance del proceso para la consecución de los objetivos que el cliente pretende lograr nos encontramos los siguientes:

–         Parálisis por el análisis. Perjudicial debido a que si bien el análisis es acción, un análisis excesivo no conduce a ningún progreso.

–         Centrarse en la lógica. Si los individuos tan solo hacen lo que les resulta lógico y familiar, reducirán el número de avances posibles. Cuando recopilen y consideren ideas y enfoques, los sujetos no deberán preocuparse si alguno de ellos no parece lógico.

–         Mentalidad de escasez. Esto es, cuando una persona prueba una idea y se desanima si no funciona. Piensan que es erróneo hacer peticiones para alcanzar los objetivos, por lo que viven en paradigmas mentales centrados en límites y en razones, para no diversificarse ni ser creativas.

–         Miedo. Este puede afectar a todas las personas en un momento dado. Cuando las personas permiten que el miedo se interponga en su camino, dejan de lado muchas posibilidades.

–         La profecía autocumplida. Esta puede ser tanto útil como perjudicial. Cuando los clientes suponen que fracasará y que nunca experimentarán avances, suelen tener razón. La mente de los clientes está programada para el fracaso. Para combatir esta profecía negativa, los clientes deben prestar atención y modificar su diálogo interno perjudicial.

–         Saturación mental. Las personas pueden procesar únicamente una cantidad limitada de información en un momento dado. Cuando una persona está mentalmente saturada, es incapaz de recibir la información que podría producir un avance.

–         Escuelas de pensamiento. Las personas tienen creencias y suposiciones sobre cómo deberían ser las cosas. Cuando sus escuelas de pensamiento limitan y reducen la gama de posibilidades, esos pensamientos impiden la realización de avances. En este caso, es recomendable dilatar las influencias de las teorías. Se sugiere que los sujetos incorporen en sus conversaciones a diferentes personas, que intenten un nuevo enfoque.

Saludos cordiales

Más información

 

logo transparente publicaciones 300px                      

 Visita nuestra web o síguenos en las redes sociales.