¿Que es la Asertividad?

¿Qué es la Asertividad?

La asertividad es la capacidad que tiene el ser humano de dar su opinión y hacerla valer, de expresar sus opiniones, sentimientos, derechos, deseos o inquietudes, de forma directa, clara, y sobre todo respetuosa. Todo ello respetando a los demás, sus derechos y opiniones.

Esta conducta se basa en los derechos y necesidades que tienen todas las personas, y debe apoyarse en un respeto bilateral.

aserividad-coanco

Podemos decir que los términos asertividad y autoestima están fuertemente enlazados; nadie puede actuar con seguridad y decisión sin una fuerte autoestima. Si uno no se da a valer, si no está convencido de su coherencia en pensamientos, sentimientos, acciones y actos, no podrá aprender a ser asertivo, no tendrá la seguridad y confianza en sí mismo para serlo. Sin embargo, alguien que se siente bien consigo mismo, aunque cometa errores aprenderá de éstos y los convertirá en experiencias.

¿Se puede aprender?

Se puede aprender la técnica que lo facilita y practicándola hasta conseguir integrar ciertas claves, haciéndolas formar parte de nosotros de manera natural. Lo primero con nosotros mismos y luego en nuestras relaciones. Si yo no me respeto ¿cómo voy a respetar a los demás?

Tres puntos clave; Querer, poder y saber.

  • Querer ser asertivo, conocer las ventajas de serlo tanto para uno mismo como para las personas que interactúan contigo.
  • Poder serlo, tomando primero conciencia de en qué punto nos encontramos ante nuestro nivel de asertividad, y controlar ese discurso interno que confronta la falta de voluntad con las actuaciones exitosas.
  • Y por último saber o identificar los momentos de ser asertivo. Esto lo haremos por medio del lenguaje, identificando comportamientos y referentes que sean coherentes entre lo que pensamos, cómo actuamos y cómo nos expresamos. Esto se consigue con la práctica del leguaje, hasta conseguir que forme parte de nuestra personalidad y comportamiento relacional. Usemos adecuadamente palabras como “lo siento”, “ahora no puedo”, “perdóname”, “gracias”, “por favor”, “si no te importa”…

¿Cómo empezar?

Como regla básica en coaching, “no hay cambio si no hay acción”, por tanto una vez asimilada esta información, marcamos un “Plan de Acción”; comenzando por identificar los momentos y con las personas que no somos asertivas, apuntar dichos momentos (fase de conciencia y reconocimiento), luego insertar el lenguaje que nos lleve a un comportamiento relacional más adecuado y practicarlo hasta interiorizarlo. Y por último solo quedará ver los maravillosos resultados en las personas con las que te relacionas y sobre todo en tí mismo.

Autor: Ignacio Gragera



“De la normalidad a la excelencia a través de ti”

 
Síguenos por nuestra página Profesional de Facebook.


Síguenos también por Tweeter.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.