La  popularización del coaching ejecutivo y empresarial, el coaching de equipos, el liderazgo y la gestión del cambio en la que especialmente trabajo, está cada vez más respaldada por los resultados que se consiguen.

Con 12 años de experiencia trabajando en exclusiva en el ámbito del coaching profesional, desarrollando procesos de coaching personal, coaching empresarial y ejecutivo, coaching de equipos, y trabajando la gestión del cambio en diferentes entornos profesionales,  puedo afirmar con rotundidad y sin dudas que “el coaching funciona.” Y funciona porque es útil y da resultados.

Hablo desde la humilde experiencia de trabajar con profesionales individuales (autónomos) hasta pymes, o pequeñas y medianas empresas.

En muchos casos he trabajado en pequeñas empresas que pensaban que el coaching no era para ellos. He trabajado en clínicas dentales con 8 empleados, y también para franquicias dentales con más de 100 empleados, o para empresas de construcción de 20 empleados, y para empresas de construcción de 150 empleados. Y en muchos casos he tenido que recordar aquello de que, “ninguna empresa nació con 100.000 empleados”, muchas empezaron con uno, o dos, o en garajes, como es público y notorio.

La cuestión es que los efectos secundarios “positivos” del coaching se traducen en el ámbito profesional en un incremento de la motivación, una mayor seguridad y confianza a la hora de liderar, gestionar y trabajar con equipos, y un mayor logro de resultados o de éxito en los procesos de cambio y adaptación en los que se mueven continuamente las empresas.

La gestión del cambio, la introducción de procedimientos, procesos, o nuevas herramientas (un CRM, o un nuevo programa de gestión) es difícil, y el coaching puede ayudar a que aumente la tasa de penetración de los cambios, y disminuya la resistencia a los mismos. Y es que, queramos o no, el cambio es permanente, y más en estos tiempos en los que nos ha tocado vivir.

He formado, y formo continuamente a mandos intermedios, directivos, dueños de empresas, responsables de formación y recursos humanos -entre otros-, en la adquisición de nuevas herramientas y recursos que le ayudan a incorporar en su bagaje nuevas competencias, que promueven un estilo de liderazgo diferente, un estilo que nos lleva a la figura del directivo que se “convierte” en coach, o “directivo coach” o profesionales que se convierten en “coach interno” en su empresa u  organización. 

 Profesionales que usan las herramientas y competencias que han podido adquirir en una formación o curso de coaching, lo que le facilita poder ejercer en determinados momentos no sólo como directivo, responsables, mandos o coordinadores,  sino como coach, convirtiéndose en la figura del Directivo Coach, o Coach Interno,  que cada vez permea más en las instituciones, empresas y organizaciones.

Han sido muchas las veces que grandes profesionales me han dicho: “Esto es lo que llevo yo haciendo toda la vida” (y  a buen seguro que me lo seguirán diciendo), aunque ya te digo yo que no es lo que llevas haciendo toda la vida.  Por supuesto, siempre hay excepciones, aunque son las mínimas.

¿Qué te impide apoyar a tus trabajadores de una forma diferente? ¿Cómo podrías incrementar el sentimiento de pertenencia a tu empresa? ¿Cómo puedes hacer que tus colaboradores se comprometan con la empresa a un mayor nivel?

Me gusta aprender de todo el mundo, y sin duda mirar a las grandes corporaciones me hace aprender mucho. Lo que hago es trasladar y operativizar lo que he aprendido, y lo que funciona en las grandes empresas, a la escala de las que todavía no son tan grandes. Por eso, mi empeño es acercar esta disciplina a los profesionales, las pymes y la pequeña y mediana empresa en general.

Un gran ejemplo para mí, y que uso en mis cursos de coaching, por aquello de “para muestra un botón”, es como una empresa global como Ernst & Young se ocupa de apoyar a sus trabajadores y colaboradores con procesos de coaching formales e informales dentro del plan de desarrollo de la compañía.

http://www.ey.com/ES/es/Careers/Experienced/Your-development#fragment-3-na

No tengo ninguna duda de la efectividad del coaching -serio- , pero sin lugar a dudas cuando hablo con clientes les muestro como empresas “grandes” y “muy grandes” invierten en coaching.  

¿Las grandes empresas o multinacionales surgieron así de pronto?

Le invito a leer o conocer la historia de IKEA. Se sorprenderá como comenzó.

En el 2009 asistía a una conferencia de José Luis Rivas Navarro, el entonces responsable de Recursos Humanos de IKEA en Málaga.

IKEA contaba en Málaga en aquel momento con 460 empleados. Me quedé con varios datos interesantes, entre ellos sólo 10 eran directivos, 50 eran jefes de sección y 400 eran empleados de base. Desconozco los datos actuales a día de hoy, aunque sé que se han superado ampliamente, ya que la tienda de Málaga es muy importante.

No obstante, lo que más me llamó la atención gratamente, tal como tuve opción de comentarle a José Luis, es que dentro de la evaluación de las habilidades que requieren tener todos los que aspiran a ejercer una posición de liderazgo en la empresa, se encuentran junto a las Habilidades Directivas (75 %), las Habilidades de Coaching (72%). Esto significa la capacidad para hacer coaching con sus empleados, junto con la habilidad para darles un feedback correcto y un constante apoyo a los empleados, esto es especialmente valorado en la firma sueca.

He podido constatar la veracidad de como invierte IKEA en su gente, porque he trabajado para ellos y lo he visto en primera persona.

A modo de confidencia tengo que decir, que a mi personalmente me gusta mucho la historia de IKEA, y me sirvió, y me sirve de inspiración continuamente.

El asunto está en que no tengo ninguna duda de la efectividad y el bienestar que produce el coaching, profesional y serio, -permítanme que insista en esto de la seriedad y la profesionalidad-  en las organizaciones empresariales, que más allá del tamaño de la misma siempre se van a beneficiar de un proceso de coaching.

Que el mando intermedio, responsable, coordinador, directivo, ejerza de coach interno, o de directivo coach,  es una de las mejores formas para que los profesionales evolucionen hacia el éxito en el desempeño de su liderazgo.

El coaching debe formar parte de la rutina de los profesionales, directivos, y cualquier proceso de gestión del cambio organizacional se beneficiará de la eficacia y eficiencia de los directivos cuando incorporan a su bagaje las competencias del coaching profesional.

El manejo de herramientas como una buena escucha activa, un buen manejo de las preguntas poderosas, y un imprescindible buen uso de esa poderosa herramienta que es el feedback, y que tan buenos resultados proporciona, son sin duda una de tantas herramientas que trabajamos para que se alcancen los objetivos fijados a los directivos, gerentes, mandos intermedios, y personas con responsabilidad dentro de la organización.

El coaching potencia y desarrolla un desempeño más elevado del liderazgo, y se convierte en una práctica esencial para la formación de los líderes en las organizaciones. Cada vez es más importante para las empresas trabajar con profesionales que sean capaces de tomar decisiones por cuenta propia y responsabilizarse de ellas.

El coach interno, el directivo coach tiene que enseñar y facilitar a su equipo a pensar, a analizar las situaciones y a encontrar la mejor solución en base a sus propios criterios. También debe facilitar y potenciar crear un ambiente de aprendizaje continuo, con el objetivo de que el desempeño de sus colaboradores mejore de forma paralela a los resultados de la empresa.

Y no olvidemos que las empresas están para tener resultados. Esto es, un estilo de liderazgo apoyado en competencias de coaching, un coach interno, un directivo coach nunca pierde de vista cuales son los objetivos que tiene, el asunto está en que trata de hacerlo de forma diferente.

Pensemos que si las personas que forman parte empresas y organizaciones crecen, éstas crecen. Es por ello que ¿donde vamos a invertir mejor nuestro dinero que en formarnos, o formar a nuestros directivos?.

En el marco de nuestro trabajo y en nuestros cursos de coaching y gestión del cambio, potenciamos el desarrollo de nuevas competencias directivas que faciliten el logro de objetivos por parte de las organizaciones empresariales, que abarca desde las pymes, a las micropymes, como a aquellos profesionales independientes que con colaboradores externos  desean ampliar sus objetivos empresariales..

Vale, mi empresa no es ni IKEA, ni Ernst & Young, ni  IBM,  ni Supermercados Día, etc.

Yo soy una empresa pequeña a mi no sirve el coaching.

¿Estás seguro/a?

Saludos cordiales y gracias por la visita.

José Miguel Gil

Coach Profesional Sénior. CPS 10161 & Psicólogo Colegiado AO-10124

Especializado en RRHH, desarrollo de personas y gestión del cambio.
Con una experiencia profesional de más de 20 años y más de 2500 horas de sesiones de coaching.
Más de 4500 horas de formación impartidas.
Conferenciante, formador y consultor experto en comportamiento humano, organizacional y de equipos.

Desde 2007, Gerente de COANCO

Desde 2012, Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching.

LOGO COANCO 2015 -png. red

Empresa pionera de coaching que desde el 2007 formamos Coaches certificados por ASESCO y se dedica a la Formación y Servicios de Coaching.

Realizamos procesos de Coaching Personal, Coaching Educativo, Coaching Ejecutivo y Empresarial y Coaching de Equipos.

Expertos en Gestión del Cambio. ¿Necesitas cambiar algo? ¿Tienes un problema? Te ayudamos a solucionarlo con soluciones creativas de problemas “CPS”

Pulsa aquí para añadir un texto

Pulsa aquí para añadir un texto