Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Hace unos meses recibí una llamada de una persona.

Era la dueña la empresa, la CEO, y a todos los efectos la que está arriba del todo. Una empresa ejemplar, con presencia multinacional, y por lo que vi en su web, una gran empresa.

Esta persona (de la que por supuesto no vais a saber quién es) me llamaba y me contaba su frustración e impotencia con lo que pasaba en su equipo y en el seno de su empresa. Hablamos de muchas personas a las que aludía con el asunto que le preocupaba.

Me hablaba de falta de implicación que veía en ocasiones, así como el enrarecido clima laboral que percibía.

La cuestión es que tras escuchar y conversar sobre sus “frustraciones, lamentos, quejas y necesidades que tenía” le pasé una propuesta de trabajo sencilla, para así poder empezar a evaluar la situación sobre el terreno y empezar a trabajar con su equipo.

Le envié la propuesta y quedé a la espera de su respuesta.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Pasado algún tiempo, y al no tener respuesta por su parte (desafortunadamente es muy frecuente que te pidan presupuestos y después ni siquiera te respondan).

Como iba diciendo, pasado un tiempo más que prudencial, le pregunté a esta persona que si tenía alguna respuesta sobre la propuesta que le hice.

La respuesta que recibí es que estaba de bajón respecto a ese tema ya que había intentado organizar el trabajo que yo le planteaba de diferentes maneras y no había tenido respuesta positiva por parte de su equipo, el cual siempre argumentaba las más variopintas quejas y resistencias a hacer algo.

Esta persona me decía que en su empresa no se echa una hora extra y que se cumplen con las 40 horas semanales al minuto, y además me decía, que ella facilitaba a todo el mundo cuando tenían que hacer gestiones personales, ir al médico, hacer algún asunto particular, y que ella regalaba tiempo a sus trabajadores sin problema alguno. Además, y en tono de frustración me decía como tenía que ver cómo la gente se tomaba no sé cuántos cafés, y no sé cuántos cigarrillos, y que eso era a costa del tiempo que le quitan a su trabajo, y por el que ella les paga.

La frustración de esta persona coincide con las de otras personas con las que he trabajado o me plantean y me preguntan ¿Cómo les puedo ayudar?

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

La cuestión es que no me contrataron para trabajar con el equipo al que hacía referencia antes. Ni tampoco me contrató ella personalmente para trabajar con ella de forma individual. Muchas veces lo que hago es eso, termino trabajando con el dueño o la dueña de la empresa, sobre todo su propia auto gestión de la situación mientras llega la solución con el equipo.

Yo hago procesos de coaching de equipos y formación en empresas con comerciales, mandos intermedios, personal de la empresa, etc.  y también hago procesos de coaching ejecutivo, y cada vez más hago asesoramiento u orientación, esto es, con la persona de forma individual, normalmente el/la CEO o dueño/a de la empresa, o personas que tienen equipos a su cargo como por ejemplo mandos intermedios, etc.

Ciertamente creo que su caso un proceso de coaching ejecutivo con ella le podría haber venido bien para aprender a manejar la situación que vivía, y como podría haber gestionado ella el asunto, dado que “el equipo no estaba mucho por la labor de colaborar”.

Suelo decir, “Sé tú el movimiento que quieres ver en el mundo”. Cuando una persona cambia, todo puede cambiar a su alrededor. En fin, que creo que le podría haber venido muy bien.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

A veces estas personas, dueñas de sus empresas, que las sacan adelante con mucho esfuerzo y haciendo encaje de bolillo para no despedir a nadie, se sienten frustradas, desanimadas, y les dan ganas de tirar la toalla.

A veces me dicen ¡No sé qué ocurre la gente no tiene motivación profesional! También me dice ¿la gente no se da cuenta del esfuerzo que es sacar una empresa adelante?

Hay quién se queja de que mientras los trabajadores están en su casa tranquilamente, y cobran su sueldo, ellos están pendientes de cobrar facturas pendientes, o generar nuevos proyectos, o no duermen porque no saben cómo van a pagar lo que tienen que pagar, o lo que sea.

Y no todo son multinacionales. Que hay quien se piensa que esto es sólo para las grandes empresas.

De hecho, la gran mayoría de mi trabajo se dedica a pequeñas y medianas empresas, que junto a los autónomos conforman el gran tejido productivo de este país.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Hace unos años me encontré con una pyme con 9 trabajadores, donde un trabajador/a lo único que quiere es irse de la empresa, pero quería que le pagaran 40 días por año, cuando la empresaria no podía pagarle más de 20, porque sencillamente no tenía dinero para pagarle. ¡Eso le hubiera gustado a ella, despedirla!  Porque mientras tanto lo que estaba haciendo era quemar al personal que estaba a su alrededor. Este fue un caso de hace unos años.

La cuestión es que no me contrataron para trabajar con el equipo al que hacía referencia antes. Ni tampoco me contrató ella personalmente para trabajar con ella de forma individual. Muchas veces lo que hago es eso, termino trabajando con el dueño o la dueña de la empresa, sobre todo su propia auto gestión de la situación mientras llega la solución con el equipo.

Yo hago procesos de coaching de equipos y formación en empresas con comerciales, mandos intermedios, personal de la empresa, etc.  y también hago procesos de coaching ejecutivo, y cada vez más hago asesoramiento u orientación, esto es, con la persona de forma individual, normalmente el/la CEO o dueño/a de la empresa, o personas que tienen equipos a su cargo como por ejemplo mandos intermedios, etc.

Ciertamente creo que su caso un proceso de coaching ejecutivo con ella le podría haber venido bien para aprender a manejar la situación que vivía, y como podría haber gestionado ella el asunto, dado que “el equipo no estaba mucho por la labor de colaborar”.

Suelo decir, “Sé tú el movimiento que quieres ver en el mundo”. Cuando una persona cambia, todo puede cambiar a su alrededor. En fin, que creo que le podría haber venido muy bien.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Desafortunadamente veo esto con más frecuencia de lo que te puedas imaginar, veo empresarios y empresarias “secuestrados” por sus trabajadores.

Y antes de que nadie me tire piedras a la cabeza, también veo empresarios/as que son para echarle de comer a parte.

SI bien es cierto, que me encuentro con una amplia mayoría de profesionales y dueños de empresas que casi piensan más en sacar a su empresa y sus trabajadores adelante, que en ellos mismos.

Ciertamente no es justo la generalización desafortunada que se hace en muchas ocasiones en las que se dice que “todos los empresarios son unos … (ponga el adjetivo que quiera)” La verdad yo he tenido la suerte de conocer verdaderos “grandes empresarios” con 5 trabajadores o con 40, o 90, o …

Empresarios y empresarias secuestrados por sus trabajadores.

Y más allá de que cada uno tiene sus teorías sobre liderazgo, gestión de equipos, motivación, es muy fácil sacar conclusiones o hacer el diagnóstico de “lo que pasa en esta empresa es que …” o “la culpa la tiene el/la dueña por …” Como digo la teoría es muy fácil, y el papel lo aguanta todo.

Sólo los que dirigimos equipos, los que han dirigido equipos, y los que están en el día a día trabajando codo con codo con otras personas, dirigiendo, siendo jefes o jefas, y supervisando a otras personas saben lo complejo que es.

Y por supuesto, no olvidemos que las personas también tienen derecho a ser “bien dirigidas”, es decir, “también hay que saber dirigir”, por eso es tan importante seguir formándose y adaptándose a los nuevos estilos de liderazgo que son necesarios para salir adelante, sobre todo en escenarios VUCA y altamente líquidos como los que nos encontramos.

Agradecido por tu visita.

Saludos cordiales, y gracias por tu tiempo al leer esta publicación.

José Miguel Gil

Coach Profesional Sénior. CPS 10161 & Psicólogo Colegiado AO-10124

Especializado en RRHH, desarrollo de personas y gestión del cambio.
Con una experiencia profesional de más de 20 años y más de 3000 horas de sesiones de coaching.
Más de 5000 horas de formación impartidas.
Conferenciante, formador y consultor experto en comportamiento humano, organizacional y de equipos.

Desde 2007, Gerente de COANCO

Desde 2012, Presidente de ASESCO, Asociación Española de Coaching.

LOGO COANCO 2015 -png. red

Empresa pionera de coaching que desde el 2007 formamos Coaches certificados por ASESCO y se dedica a la Formación y Servicios de Coaching.

Realizamos procesos de Coaching Personal, Coaching Ejecutivo y Empresarial y Coaching de Equipos. Formación para empresas.

Expertos en Gestión del Cambio. ¿Necesitas cambiar algo? ¿Tienes un problema? Te ayudamos a solucionarlo con soluciones creativas de problemas “CPS”

#coaching #formación #empresas #ejecutivos #directivos #equipos #HabilidadesDirectivas #comunicación #estrés #CoachingEquipos #InteligenciaEmocional #ansiedad #autoestima

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.