El miedo al fracaso

Solo una cosa hace que un sueño sea imposible: el miedo a fracasar

– Es natural que se tenga miedo a cambiar por un sueño todo aquello que ya se consiguió.
– Entonces ¿por qué debo escuchar a mi corazón?
– Porque no conseguirás jamás mantenerlo callado. Y aunque finjas no escuchar lo que te dice, estará dentro de tu pecho repitiendo siempre lo que piensa sobre la vida y el mundo …
… Nadie consigue huir de su corazón. Por eso es mejor escuchar lo que te dice…
Fragmento de “El Alquimista” Paulo Coelho

Esa es la realidad, el miedo a cambiar, a enfrentarse a las tomas de decisiones, el mirar hacia un lado y ver algo que no te gusta, y tener que afrontar el hecho de cambiar o no cambiar. A veces preferimos seguir con la rutina establecida, con los caminos conocidos, con la piedrecita en el zapato, que a fin de cuentas tampoco molesta tanto, la voy moviendo y la voy recolocando dentro del zapato conforme voy caminando.
Es una pequeña chinita que me entró en el zapato mientras caminaba por la vida.

Podemos engañarnos a nosotros mismos, podemos hacer como que no nos damos cuenta de lo que nos ocurre o mirar para otro lado, pero no podemos engañar a nuestro corazón, a nuestro ser interior, a nuestra conciencia, a nuestra… puedes poner la pablara con la que más te identifiques.

No podemos olvidar una de las premisas básicas del coaching, tenemos dentro de nosotros los recursos necesarios para conseguir lo que queremos, sólo se trata de “superar el miedo a fracasar, el miedo a sufrir, lo cual es mucho peor que el propio sufrimiento”

Las palabras son fáciles de decir y de escribir, algo más difícil de hacer, y ese es el trabajo de un coach, el de hacer de espejo para logar que afloren los recursos que tenemos y que poseemos como seres humanos que vivimos en un mundo de infinitas posibilidades.

El miedo al fracaso, a la crisis, la incertidumbre, está en las personas y las empresas, y como siempre digo, las empresas están formadas por personas y el miedo que estas tienen las paraliza a ellas y a las empresas.

El ¿cómo lo hago? Es la pregunta que todas las personas y empresas ten hacen.
La respuesta la tienes tú, escucha tu corazón y la encontrarás, después es cosa tuya si decides “hacerte caso o no a ti mismo”.

José Miguel Gil Coto

El Coaching no es la panacea, pero es una buena solución

El Coaching consiste en acompañar a las personas o empresas a que consigan los objetivos que se proponen.

Cuando una persona o empresa decide buscar ayuda externa a través de un proceso de Coaching personal o Coaching empresarial según donde se tercie, suele ser porque se encuentra ante un bloqueo, ante una barrera, o sencillamente no saben como enfrentarse a la realidad en la que les toca vivir.

Lamentablemente hoy hay muchas personas y empresas que no sabe “que hacer”, y esto les conduce entre otras cosas a los inevitables bloqueos.

Más allá de la “zona de confort” famosa que nos limita y nos cerca en nuestro entorno más cercano, hoy en la práctica profesional nos encontramos con que el hecho de que las personas y empresas se encuentra “pilladas” “atascadas” “colgadas” como se puede quedar un ordenador o una máquina.

La cuestión es que un ordenador es fácil resetearlo, apagarlo y volverlo a encender.

Con una persona o en una empresa eso no resulta tan fácil, sin embargo una buena manera de reiniciar el sistema puede ser a través de un proceso de Coaching.

Suelo decir, –en privado y en público- que el Coaching no es la panacea, pero si es una buena solución.

Por supuesto que el Coaching no sirve para todo, ni todo se puede solucionar con Coaching.
A veces necesitamos consultores, asesores, formadores, etc. o el apoyo de psicólogos, psiquiatras, u otros terapeutas.

El uso y la práctica de la meditación, el yoga y diversas técnicas son sin lugar a dudas una buena alternativa complementaria que además de ayudarnos con el estrés sirven para aquietar la mente y favorecer los procesos de cambio que facilita el Coaching.

A mi personalmente lo que me apasiona de la práctica profesional del Coaching es que te pone en acción.

Mi lema personal con el que firmo los correos electrónicos es “No hay Coaching si no hay acción”.

Y esa es la esencia del Coaching, el movimiento, la acción, y es que para desbloquearse, no hay mejor manera que moverse, apagarse, reiniciarse.

Por todo ello… “el Coaching no es la panacea, pero es muy buena solución”

El Coach Interno en las organizaciones y empresas

Cada vez resultan más familiares términos como Coaching, Coach, Coaching Personal o Life Coaching y Coaching Ejecutivo y Empresarial o Executive Coaching.
Hoy hablaremos de los coach que desempeñan su actividad en el seno de una organización, como puede ser una empresa.
Podemos distinguir dos figuras, una sería la del coach interno y otra la del coach externo a la organización y que se contrata por ésta última como proveedor de servicios, en forma de procesos de Coaching, o de formación en Coaching.
El Coach interno sería un empleado de la propia organización que ejerce las funciones de Coach en el marco de la organización para la que trabaja y que se encuentra de forma permanente formando parte de la misma. Suelen ser personas del área de Recursos Humanos o del departamento de formación quienes desempeñan esta tarea con sus compañeros.

La ventaja, es que conocen la cultura de la organización o empresa en la que se está trabajando y toda la estructura interna de la misma así como los aspectos relevantes de la misma, incluso si son organizaciones o empresas no excesivamente grandes, como son la mayoría de la pymes conocen a todo el personal. Al mismo tiempo puede suponer un ahorro en costes, al no tener que contratar nadie desde fuera.
Cada vez es más frecuente que personas vinculadas al desarrollo de la organización se formen o hagan cursos de Coaching para poder lograr un mejor desempeño de sus funciones, y de los colaboradores o compañeros con los que hacen Coaching.

La desventaja es que justamente el propio conocimiento de la organización así como de sus prejuicios, limitaciones, o creencias, condicionen la objetividad que se le supone al coach en el desempeño de su función. Al mismo tiempo puede haber mayor dependencia con los superiores inmediatos del departamento en el que trabaje el coach interno, que pudieran de alguna manera afectar al resultado de su trabajo.
El coachee o cliente se puede sentir cohibido de alguna manera al hablar con un “Coach” que forma parte de la organización en que trabaja, por lo que pudiera no sentirse libre de actuar con la naturalidad o espontaneidad que podría hacer si lo hiciera con alguien de fuera.

José Miguel Gil Coto

El Coach Externo, y como el Coaching ha venido para quedarse

El Coaching, y la profesión de Coach, como nueva profesión ha venido para quedarse y emerge cada vez con más fuerza, y eso ocurre porque cada vez más personas de forma particular o a nivel empresarial deciden contarle “sus cosas” a alguien. Temores, incertidumbres, inseguridades, decidir sobre nuevas perspectivas de negocios, toma de decisiones en general, gestión del tiempo y un largo etcétera, son terreno abonado para aquellas personas que desean que alguien les ayude en alguna dirección.
Esa es la profesión de Coach, que se puede definir como un profesional liberal que acompaña a las personas, empresas, organizaciones a lograr y clarificar sus objetivos de una forma distinta.
El Coach Interno es un profesional que forma parte de la plantilla de la empresa u organización a la que pertenece, con sus ventajas e inconvenientes, mientras que el Coach Externo es un profesional externo a la organización al que se contrata para el logro de unos determinados objetivos que vienen marcados por la empresa.
Lo más habitual es que los Coaches sean profesionales independientes, que en el caso de realizar trabajos de más envergadura por el tamaño del proyecto que reciben trabajen con otros compañeros Coaches en la realización de dicho proyecto.

La ventaja de contratar un profesional independiente a la organización viene determinada por que va a aportar una nueva visión de la organización, un nuevo reflejo, una nueva mirada acerca de lo que ocurre. El coach se cuida de ser imparcial y objetivo, y esa es parte de la razón de ser del mismo.
En ocasiones visitas una empresa, y puedes ver que algo no va bien, y ni tan siquiera los mismos integrantes de la empresa saben decirte específicamente que es aquello que no va bien.
La aportación del coach al actuar de espejo sin juzgar ni valorar hace que las personas descubran nuevas perspectivas que a veces estaban delante de sus propias narices.
Otra ventaja que puede aportar el coach externo si logra una buena relación profesional con el cliente o coachee en el proceso de Coaching, es que la éste se abra, y sea capaz de ofrecer y aportar soluciones y contribuciones que a lo mejor no haría ante alguien de su propia empresa por miedo a ser juzgado o criticado por las propuestas que hace, o por que se dude de sus criterios.

Por el contrario, también presenta desventajas, ya que es necesario invertir un tiempo en clarificar cual es la situación de partida, saber si realmente todo el mundo está comprometido en alcanzar soluciones, y si una vez aportadas se llevarán a cabo por la dirección.
Una importante desventaja es que el cliente o coachee con el que se va a trabajar puede pensar que es evaluado, o examinado con alguna intención.
En otras ocasiones puede que trabajemos con una persona que no tiene toda la capacidad ejecutiva o de decisión y capacidad parar implementar esas decisiones que se tomen, lo que puede hacer que se frustre ante la falta de respuestas a sus propuestas de mejora.
En definitiva podemos concluir que de alguna manera el Coaching ha venido para quedarse, si bien es cierto que como nueva profesión llevará su tiempo, cada vez más se demandan y solicitan los servicios de Coaching.

Tipos de Coaching

Existen varios tipos de coaching diferenciados nos puede ayudar en distintas áreas.

A grandes rasgos veremos una breve visión de los tipos de Coaching más usuales que son:

El Coaching Personal (Life Coaching)

El Coaching Personal o life coaching consiste en acompañar a una persona a lograr los objetivos que se proponga, si bien estos suele ser de índole más personal. Un claro ejemplo es el de una persona que no sabe muy bien que hacer con su vida porque se encuentra en una nueva encrucijada y no sabe muy bien como salir de ella.
Se puede dar una situación como está cuando una persona se divorcia y no sabe como va a reencuadrar de nuevo su vida ya que han cambiado muchas circunstancias y ha podido perder de vista su propio objetivo en la vida,” el cual como ocurre en ocasiones puede que estuviese alineado con el de su pareja”.

El Coaching Empresarial

El Coaching Empresarial se utiliza en empresas para poder ayudarles a superar determinados obstáculos que se presentan en el actual contexto empresarial y socio-económico. Se realiza a nivel global dentro de la empresa, esto quiere decir que un proceso de coaching empresarial es un proceso de trabajo más amplio dentro de la propia empresa en el cual participan un mayor número de personas.
Pongamos por ejemplo cuando se actúa a nivel de mandos intermedios y el trabajo realizado va a tener repercusión en toda la empresa. El nivel de actuación y de trabajo del Coach es mayor ya que interactúa directamente sobre un mayor número de personas. Otro ejemplo claro de procesos de coaching empresarial es cuando se trabaja con equipos comerciales.

El Coaching Ejecutivo

El Coaching Ejecutivo se realiza con personas que tienen capacidad ejecutiva dentro de la empresa y el nivel de interacción del Coach es menor, esto quiere decir que puede trabajarse con un Consejero Delegado, lo que sin duda va a hacer que la repercusión en la empresa sea indiscutiblemente muy importante, pero se hace en los niveles superiores. Es más directo y personalista ya que hay menos personas implicadas en este proceso, al contrario del Coaching Empresarial donde a lo mejor podemos desarrollar un Proceso de Coaching con 20 personas.

¿Qué no es Coaching?

El Coaching no es consultoría, no es formación, no es mentoring.

El Coaching no es consultoría porque un consultor es un especialista en una materia concreta, por ejemplo el área contable o el de marketing.

El Coaching no es formación, porque no se enseña un contenido formativo estándar.

Por último el Coaching no es mentoring porque el Coach no tiene poder para poder influenciar sobre la carrera del cliente.

Desafortunadamente el Coaching empieza a ser una disciplina cada vez más conocida y difundida lo que ha dado lugar a una gran proliferación de personas que dicen dedicarse a hacer Coaching cuando en realidad están haciendo cualquier cosa menos Coaching.

Esta situación por otra parte inevitable no hace más que confundir a aquellas personas que realmente quieren seguir y desarrollar un proceso de coaching y se encuentran con un profesional que no hacen realmente Coaching.