La inteligencia Emocional: la clave del éxito empresarial

Aceptar para vivir.

DESESPERANZA vs  DESESPERANZA y ESPERANZAR